Un hueco en tu CV no es el fin del mundo

Un hueco en tu CV no es el fin del mundo, Imagen de Drazen Zigic vía Freepik

Si estás buscando trabajo, seguramente ya te diste cuenta que es una labor de tiempo completo. Y si tu trayectoria laboral es extensa pero en este momento no tienes empleo, no te preocupes, un hueco en tu CV no es el fin del mundo. Veamos cómo exponer tu situación en una entrevista, de la mano de DinDong.work.

En caso de que por alguna razón te quedaste sin una chamba formal hace tiempo, tranqui, lo primero es respirar y preparar tu respuesta. Si tu última experiencia culminó digamos que, en Febrero, es decir hace seis meses (o más), puede ser un factor que detenga tu contratación. Sin embargo, como en estos procesos nada está escrito, siempre puedes alzarte con la victoria.

Usualmente los reclutadores caen en la trampa de creer que esto debe ser “por algo”, es decir, que hay algún problema con tu desempeño. Sin embargo, hay múltiples factores que pueden provocar este tipo de situaciones. Incluso, más allá de que simplemente no hayas estado en alguna empresa, es probable que estés restando importancia a tu actividad.

En ambos casos, no significa que seas un mal profesionista o que seas menos atractivo para integrarte a un equipo. Estés en una chamba y buscando otra, o hayas caído en las garras del desempleo, lo que interesa es lo que tú eres. Y con ello, todos los conocimientos, habilidades, uso de herramientas y aquello que tu perfil puede sumar a su alcance de objetivos.

Antes de avanzar, ¿qué es eso de no darle relevancia a tu actividad? Bueno, a que si en el intermedio has tenido contratos temporales o por proyecto, no significa que no estés durando. Tan sólo finalizaste tu participación. Por eso, te sugiero denominarte como trabajador independiente, o freelance. Estos conceptos pueden hacer mucho más sentido a tu entrevistador y dan cuenta de tu manejo de las circunstancias.

Ahora sí, cómo explicar este hueco. El primer consejo, es que debes priorizar la sinceridad, no vale la pena que intentes ocultar esta pausa. Mentir no es una buena opción, porque la empresa puede detectarlo y eventualmente, perjudicarte. Tampoco le des demasiada cabida dedicándole más allá de un par de frases, eso no es lo más importante acerca de ti. Sólo menciónalo y continúa presentándote.

Añádele sabor compartiendo proyectos relevantes, si los tienes, es algo deseable y altamente recomendable. En ese sentido, comenta de qué manera te mantuviste aprendiendo en ese lapso. Por ejemplo, si tomaste algún curso, taller, diplomado, o cualquier cosa que complemente y fortalezca tu currículum. Incluso, si si le chambeaste, pero no en tu industria, no te preocupes, puedes incluirlo siempre y cuando relaciones tus tareas con lo que harás en esta nueva etapa.

Y finalmente, pero no menos importante, si hay algún motivo personal de por medio, ponlo sobre la mesa. Los problemas de salud, cambio de carrera, por tu proyecto de vida, u otros, son razones de peso. La “inactividad” puede tener muchas caras, pero la única que impacta es la que tú estás atravesando.

Un hueco en tu CV no es el fin del mundo y ahora que ya sabes cómo abordarlo, un último tip es que la confianza es tu aliada. Tú mejor que nadie conoce lo que has hecho, ¡cree en ello!

Cómo dejar de procrastinar y triunfar en términos productivos

Leave a Comment